Recetas: calabazas en Latinoamérica

 

Celebre el otoño con los sabores de Latinoamérica. El calabacín relleno (en inglés) es una tradición otoñal en las cocinas de Estados Unidos. Pero, ¿sabía que este vegetal, que ahora se come en los seis continentes, tiene su origen en Mesoamérica? Este año, sáqueles una sonrisa a sus invitados con una de estas recetas latinoamericanas basadas en uno de los ingredientes más populares, y saludables, de la temporada.

 

1. Crema de zapallo (Perú)

En esta sopa peruana, la dulzura de la calabaza se resalta con un toque picante y perfumado de ají amarillo. ¡Es perfecta para calentarse en una noche fría o lluviosa de otoño!

  • check-mark-green

    Zapallo; su nombre viene de la palabra Quechua para calabaza sapallu y se usa en algunos países suramericanos como Argentina, Chile, Perú y Bolivia para referirse a la calabaza.  Como todas las calabazas, el zapallo es dulce y cremoso cuando se cocina. Además, está repleto de beta caroteno, un antioxidante que podría ayudar a reducir el riesgo de algunos tipos de cáncer y diabetes.

  • check-mark-green

    Ají amarillo; este ají es perfecto si quiere añadirle un poco de picante a sus platos sin que se le queme la lengua. Como si fuera poco, los pimientos picantes tienen propiedades antimicrobianas que ayudan a combatir el mal aliento. Puede encontrar ají amarillo en mercados hispanos o sustituir con chile serrano, habanero o manzano. 

Ingredientes (4 porciones) :

4 cucharadas de mantequillas

1 cebolla blanca en trocitos pequeños

3 tazas de calabaza o “Kabocha squash” sin la piel y picada en trozos medianos

3 ajíes amarillos

1½ tazas de zanahoria picada

2 dientes de ajo

1 papa pelada y picada en trocitos

½ taza de leche evaporada

1 cucharada de orégano

Sal y pimienta al gusto

Pepitas de calabaza (para decorar)

Instrucciones: 

  1. Caliente en una olla a fuego mediano la mantequilla, ajo, ají, cebollas, calabaza, papas, zanahorias y orégano hasta que se dore todo.
  2. Añada el agua, espere que hierva y luego baje el fuego y cocine hasta que se ablanden todos los ingredientes.
  3. Eche el contenido poco a poco en una licuadora y licue hasta que quede cremoso.
  4. Vierta el contenido licuado en la olla nuevamente y agregue la leche evaporada, apague y sirva con unas pepitas de calabaza por encima.

2. Flores de calabaza rellenas (México)

Las flores de calabaza no despiden un gran perfume, pero saben a pura frescura. Además, son el centro de atención de este fotogénico aperitivo que querrá mostrar a todo el mundo.

 

La calabaza siempre ha sido una parte esencial de la dieta mesoamericana, donde se cultiva desde hace más de diez mil años. Las flores de calabaza incluso se han encontrado representadas en lo códices mexicanos.

Ingredientes (4 porciones) :

3 cucharadas de aceite de oliva

1 cucharada de cebolla blanca picada en trocitos

½ pimiento Serrano en trocitos (opcional)

1 cucharada de perejil o cilantro

½  taza de queso fresco o requesón (“ricotta”)

8 flores de calabacín, limpiadas y sin semillas ni tallos

Sal y pimienta al gusto

Instrucciones: 

  1. Precaliente el horno a 400 grados F.
  2. Caliente ½ cucharada de aceite en una sartén a fuego mediano-bajo, añada la cebolla y el pimiento y dore por uno o dos minutos hasta que la cebolla se vea transparente.
  3. Añada la mezcla de cebolla y pimiento a un tazón con el queso fresco. Mezcle bien y sazone con sal y pimienta al gusto.
  4. Rellene ¾ de cada flor con la mezcla de queso y apriete las puntitas para cerrarla.
  5. Ponga las flores rellenas en una bandeja para el horno, rocíelas con 1 cucharada de aceite de oliva y écheles un poco de sal y pimienta por encima.
  6. Hornee en el horno precalentado hasta que las flores estén calientes, aproximadamente 10 minutos.

3. Habichuelas guisadas con calabaza  (Puerto Rico)

El aroma del sofrito y la cremosidad de la calabaza junto a habichuelas (frijoles) rosadas son pura perfección. Pruébelas sobre un arrocito blanco acabado de hacer para disfrutar de la combinación más popular en la cocina puertorriqueña. 

Ingredientes: 

1 cucharada de aceite de oliva

15.5 onzas (1 lata) de habichuelas rosadas con su líquido

6 – 8 onzas de agua

2 cucharadas de sofrito preparado, o vea abajo cómo hacerlo

2 dientes de ajo

4 onzas (1 lata) de salsa de tomate

1 taza de calabaza puertorriqueña o kabocha, sin semillas y picada en trozos de 1 ½ pulgadas

Sal y pimienta al gusto

Instrucciones: 

  1. En una cacerola grande, caliente el aceite a fuego mediano. Añada el sofrito y cocine de 3 a 5 minutos.
  2. Añada el sofrito y el ajo. Dore por 3 minutos.
  3. Eche la salsa de tomate y el agua, mezcle y deje que hierva suavemente por 5 minutos.
  4. Añada la calabaza picada y deje hervir suavemente de 5 – 8 minutos, o hasta que esté suave.
  5. Vierta la lata de habichuelas con su líquido. Si cree que necesita más líquido, puede echarle la mitad de la lata llena con agua. Mezcle, raspe y deje hervir suavemente durante 30 – 40 minutos.
  6. Cuando las habichuelas se hayan ablandado y el líquido se vea cremoso, mezcle y pruebe. Ajuste el sabor de ser necesario y sirva.

Ingredientes: 

Sofrito (4 tazas):

2 cebollas amarillas medianas picadas en trozos grandes

4 pimientos cubanela sin semillas y picado en trozos

1 pimiento rojo dulce grande sin semillas y picado en trozos

1 ramo de cilantrillo, tallos y hojas picados

18 dientes de ajo

8 ajíes dulces*

4 hojas de culantro o recao*

Sal

 * Se consiguen en mercados caribeños o del sureste de Asia. Si no los consigue, sustituya los ajíes con un pimiento cubanela y el culantro con ½ taza de cilantrillo.

 

Instrucciones: 

  1. Coloque todos los ingredientes en un procesador de alimentos o una licuadora y mezcle hasta que estén triturados y mezclados.
  2. Vacíe en un recipiente y guarde en la nevera (máximo de tres días) o congele hasta tres meses.

Pro tip: congele en cubetas de hielo y vaya usándolo según lo necesite. Un cubito = dos cucharadas aproximadamente.